HAPPY BASKETBIRTHDAY.-

 

15DIC

15 de diciembre………………..y entonces sucedió que……………………..
…………………..aquel martes 15 de diciembre de 1891 era el tercer día consecutivo que había vuelto a salir lluvioso, como solía ser habitual, por aquellas mismas fechas, en Springfield, en el estado de Massachusetts, donde el frío intenso hacía descender el mercurio de los termómetros hasta, a veces, los doce grados bajo cero de mínima, durante los meses correspondientes a la estación de invierno.
En aquellas duras condiciones climáticas invernales los estudiantes de la YMCA (la Young Men’s Christian Association, Asociación de Jóvenes Cristianos, posteriormente denominada Universidad de Springfield), no acostumbraban a salir a ejercitarse y realizar sus habituales actividades deportivas al aire libre, lo cual suponía un serio contratiempo para aquellos y de la misma forma, para el nutrido grupo de profesores que tenían que sobrellevar, con cierta resignación, una más que agitada alteración estudiantil ante la imposibilidad de desarrollar sus actividades físico deportivas en el campus exterior del recinto universitario, principalmente durante los gélidos meses de aquel trimestre.
El director del departamento de Educación física, Luther Gulick, inspirador del modelo pedagógico basado en el ejercicio físico y la actividad deportiva del estudiante como parte integrante y necesaria de su desarrollo intelectual (la educación de la mente, el cuerpo y del alma), instó a sus profesores, del aludido departamento, a desarrollar actividades a modo de ejercicios, juegos y distracciones, que fueran fáciles, seguros y beneficiosos para mantener al alumnado entretenido, a la par que fomentaran la realización del deporte en equipo, tal y como ya se había conseguido con los denominados ejercicios de culturismo de Robert Roberts, pero en esta ocasión, buscando la participación no individual sino grupal, a desarrollar, a ser posible, tanto en el exterior como en el interior del edificio de la Universidad.
Uno de aquellos profesores de educación física, el canadiense James Naismith, basándose en un juego popular que había practicado durante su niñez, el “Duck on a Rock” (el Pato sobre la Roca, que consistía en colocar encima de una roca un objeto sólido, sobre el que era lanzado una piedra, para mediante el contacto por impacto, intentar derribarla de dicho lugar), ideó un juego, un día como hoy, 15 de diciembre de hace ya ciento veintiséis años, en el que implementándose más la destreza que la fuerza, con un balón de fútbol, dos cestas viejas de melocotón, una escalera y unas reglas básicas, al que denominó “baloncesto”.
Aquel tempestuoso y frío martes 15 de diciembre, el profesor Naismith, dividió a sus dieciocho alumnos en dos grupos de nueve para realizar el que sería el primer partido de baloncesto de la historia. Situando las cestas de melocotones, a una altura de tres metros, sobre las barandillas del gimnasio, procedió a dar comienzo a un partido que distribuyó en dos periodos de quince minutos cada uno, con un descanso de cinco entre ambos. Huelga decir, que el juego consistía en lanzar con las manos la pelota sobre la cesta del equipo contrario, siendo considerado vencedor el que mayor número de veces “encestara” (que no es más que introducir el balón en la cesta del contrario).
El “equipo uno” formado por los estudiantes Lyman Archibald, William Chase, William Davis, Eugene Libby, Frank Mahan, Finlay MacDonald, Duncan Patton, Edwin Ruggles y John Thompson se enfrentó al “equipo dos” de Franklin Barnes, Wilbert Carey, George Day, Benjamin Francés, Henry Gelan, Ernest Hildner, Genzabaro Ishikawa, Raymond Kaighn y George Weller.
El resultado fue lo de menos, porque lo novedoso del juego, la falta de costumbre y el poco acierto demostrado por aquellos participantes arrojaría un paupérrimo resultado final de una canasta conseguida, anotada por el estudiante William Chase, del equipo uno, frente a ninguna canasta del equipo rival, suficiente para tener sin embargo, un primer vencedor, de un juego que resultaría ser toda una revolución, y que alcanzaría la categoría Olímpica, cuarenta y cinco años más tarde, durante los Juegos celebrados en Munich en 1936.
Durante los primeros partidos de este innovador entretenimiento, cada vez que uno de los dos equipos introducía el balón en la cesta del contrario, había que esperar a que el conserje de la YMCA, mediante el uso de una escalera, pudiera recuperar este. Con el transcurso del tiempo, la tapa del fondo de las cestas acabó siendo, primeramente perforada, para ayudándose de un palo extraer la pelota de su interior,  posteriormente ser esta misma eliminada , y finalmente acabar siendo sustituidas estas cestas por unos aros metálicos.
El primer partido con asistencia de público en el recinto fue llevado a cabo tres meses más tarde, un 11 de marzo de 1892, despertando desde entonces una pasión hasta entonces inusitada, de un deporte, que fomentaba el espíritu de equipo y en palabras del  entrenador con más títulos de la historia de la NBA, Phil Jackson, con once, y dos más en su etapa como jugador, un deporte en el que;  –“La fuerza del equipo reside en cada miembro individual y en el que la fuerza de cada miembro reside a su vez en el equipo”-
El grupo “Village People” popularizó, no sin cierta controversia, una canción, alabando la formación recibida por los jóvenes en esta Universidad de la Y.M.C.A; https://youtu.be/CS9OO0S5w2k
En el siguiente enlace el juego que acabó inspirando al profesor Naismith a desarrollar el baloncesto https://youtu.be/SMltiyeJ5UI
 
 
 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s